lunes, 27 de octubre de 2014

Nueve meses dentro, nueve meses fuera

El viernes 10 se cumplieron nuestros primeros 9 meses juntas. En realidad 18 pues se cumplió el famoso #9mesesdentro9mesesfuera.

Se trata de una corriente científica que habla de la endogestación (los 9 meses del embarazo en sí) y de la exogestación (los primeros 9 meses de vida del bebé), consideran que tras esos 18 meses el bebé está preparado para vida sólo, es decir, sin la ayuda permanente de la madre (no sé yo...) A mí me gusta mucho cómo lo cuenta esta mamá clic


Este viernes 10 de octubre hizo 9 meses que viniste a formar parte de nuestra familia de dos que ya ha pasado a ser de tres, y si contamos a Teo, que siempre lo contamos, somos cuatro.

Seguimos unidas por la lactancia materna, ya a menor ritmo que en meses anteriores (menos mal) pues no quieres saber nada de biberón (y no, no es que odies la tetina pues el agua te la bebes con recelo del mismo biberón

Devoras con ansia y pasión las papillas que te preparo, solamente cuando quieres, si cierras la boca o gritas como una posesa somos incapaces de que comas nada. Aún así no me quejo pues comes genial. Te gusta todo, no le haces ascos a casi nada, y te encanta después de comerte tu papilla "salada" (que no lleva sal) que te demos un trozo de pan, de rosquilleta, de melón o sandía (en la malla antiahogo) o chupar directamente un gajo de mandarina.

En vez de gatear te arrastras cual culebra a velocidad del rayo, aunque ya vas levantando el culete, te sientas en un plis-plás y te abres de piernas que da gusto. Te levantas casi siempre sola, pero aún te pesa el culo. Te encanta perseguirme por el comedor-cocina, y llegar a la cocina y tocarme los tobillos mientras cocino. Te partes de risa con la lavadora y sobre todo persiguiendo a Teo.

Llamas a papá a voz en grito, aunque realmente no le llamas sólo repites la sílaba pa, y cada vez más porque ves que nos encanta que lo hagas. Tienes una vocecita preciosa y ya dices agua, yaya, tata y ehhh para llamar a Teo. Mamá lo habrás dicho solamente un par de veces y todas medio llorando, pero me emocioné como una tonta.

Te encanta que te haga pedorretas tu padre, que te haga yo "cuando vayas a la carnicería, que no te corten por ahí...", y jugar a ¿dónde está Clara? y sus múltiples versiones.

Mi vuelta al trabajo después de 8 meses juntas ha sido menos dura de lo que pensaba. La cercanía al puesto de trabajo, los turnos del papá y la diligencia de los cuatro abuelos hacen que todo vaya más fluido. Pero sobre todo que eres una bendita y te portas superbien con todos.

El tema del dormir lo hemos ido mejorando con los meses, si bien es cierto que desde los 5 meses ya duermes en tu cuna, en tu cuarto, tú solita sin llorar, todavía puedo contar con una mano y me sobran dedos, las noches que has hecho del tirón. Con los madrugones para ir a trabajar lo llevo, lo sobrellevo más bien, pero con la siesta que nos pegamos juntas -casi todos los días- lo consigo soportar mal que bien. Ya duermes menos durante el dia, dos siestitas una de mañana y una de tarde, normalmente te duermes sola, aunque a nosotros nos toreas para que te mezamos y te durmamos al bracito.

Tu juguete favorito es... ¡No lo sé! Quizá la jirafa Sophie, o el pez que canta, o las llaves que suenan, o el loro Manolo, o la señora Rabbit, o los cubos encajables. A ratos es uno, a ratos es otros y a ratos ninguno y persigues a Teo que es quien te arranca las mejores sonrisas.

Espero que cuando leas esto dentro de unos años te lleguen estas palabritas al corazón pues con él en la mano las estoy escribiendo. 

Felices nueve meses Clara,

te quiere mamá

 

viernes, 10 de octubre de 2014

La vida imaginaria


Cuando Mara Torres quedó finalista al premio Planeta junto a mi adorado Lorenzo Silva (soy muy muy fan, y más de su saga Bevilacqua) supe que alguna vez leería este libro, y me ha costado pero al final le ha llegado su hora.




Cuenta la historia que le ocurre a la pobre Nata (no de Natalia, nombre que encanta no, sino de Fortunata) cuando es abandonada por Beto, su novio. Es entonces cuando decide escribir un diario -aunque no día a día- sino cuando le apetece donde cuenta qué le ocurre o qué le gustaría que le ocurriese.

Es tal el maremagnum de sentimientos y de ideas y de historias que se monta Nata que hay un momento en el que no sabes qué hay de cierto en la historia que nos está contando en ese momento puesto que mezcla con maestría realidad y ficción.

Me he reconocido en muchos momentos en este personaje, porque yo soy mucho de escribir lo que pienso, lo que me ocurre, lo que me gustaría que ocurriese... De hecho tengo diarios de cuando era adolescente, tengo libretas con cosas escritas desde hace mucho tiempo, sin ningún orden.

También porque a mí me gusta imaginar qué me gustaría que me pasase, supongo que como buena Acuario, incluso hay veces que esas cosas se cumplen, ¿seré un poco bruja?

Volviendo al libro diré que sí me ha gustado, que no sé si he entendido bien la historia o me la ha colado la propia autora, pero que no sé si esta novela merece un premio como el Planeta, ¿coincidís conmigo?


lunes, 1 de septiembre de 2014

Ecos del pasado

Cuando Pat Casalà se puso en contacto conmigo para decirme que tenía nueva novela me alegré mucho, por ella porque sé que es una curranta nata y por mí, que soy una fan de la autora (como podéis ver en la pestaña de autores, he leído todos sus libros ;)) Así que corrí a Amazon a hacerme con su nueva novela, esta de la que os hablo hoy.




Cambia de género Pat entrando de lleno en la novela romántica con tintes de novela negra (seguro que los puristas -que no sé que han estudiado para ello- me dicen que es novela no sé qué con tintes de no sé cuántos... pero yo la veo tal y como os he dicho) Y abandona el camino de aventuras y fantástica que la caracterizaba.

Comencé la lectura con un poco de reticencia ya que me parecía muy, cómo decirlo, juvenil lo que nos estaba explicando Pat hasta que llegó el capítulo donde empieza lo relacionado con el título de la novela y ¡madre mía! nada de juvenil, hubo escenas que me parecieron fortísimas...

Espero que no se moleste si la comparo con Cincuenta sombras de Grey, no por el sexo ni el sado, sino porque empieza la historia como una historia de amor juvenil y luego entra propiamente en el tema, exactamente igual que hace Pat en este libro.

La historia "del pasado" está muy bien hilada, es cierto que quizá puedas intuir qué va a pasar pero eso no resta ni un ápice de tensión a la historia que me tuvo enganchada a ella hasta que la terminé sabiendo por fin cómo concluye todo.

Me ha gustado mucho, se lee muy bien, creo que Pat ha conseguido una muy buena novela.

¿La habéis leído? la tenéis en Amazon a un precio de risa (si supiera meter la foto de Amazon con el enlace lo haría pero aún no sé, así que os dejo el enlace y chimpún) Ecos del pasado


jueves, 28 de agosto de 2014

Lo que encontré bajo el sofá



Empecé a leer este libro no sé muy bien por qué, ya que el anterior del autor (que podéis encontrar reseñado en la pestaña de libros o de autor) no me había gustado mucho. Creo que O meu cartafol y Cristina Roes comentaron en facebook o en twitter que les había gustado y eso me animó, soy mucho de dejarme llevar por las recomendaciones de mis bloggers de cabecera y ellas dos lo son.

La historia me ha encantado y me ha animado más si cabe a visitar Toledo, ¡es una visita que tengo pendiente!

La protagonista, profesora como yo, interina como yo, debe dejar su casa y a su marido para trasladarse a Toledo para impartir clases, ¡cómo me suena esta historia! Aunque ella va con su hija (cosa que igual me toca hacer a mí dentro de poco ¬¬) Allí se da cuenta de que su historia de amor con su marido no está tan bien como ella creía y empieza una amistad especial con un policía que le enseña la ciudad y otras cosas, ejem ejem. -esto ya no me suena tanto, jijijiji-

Eloy utiliza estos personajes y muchísimos más para tratar todos los temas de actualidad que os podáis imaginar: corrupción, acoso escolar, matrimonios que aguantan por apariencia, parejas que se rompen, parejas que empiezan, rutas turísticas, amor de madre a su hija, amor de marido a su esposa, agobio de una profesora en clase, tantas y tantas cosas que hacen que se lea en un suspiro.

Al principio me lié un poco porque no sabía quién hablaba y de qué pero en cuanto avancé un poco me di cuenta quién era quién en la historia y todo me cuadró. 

He llegado a sufrir con algunos pasajes del libro, sobre todo los relacionados con el bullying, por desgracia tan de actualidad en mi mundo laboral

Me ha gustado especialmente cuando nos va diciendo lo que ocurre en cada casa como si lo viésemos a través de su ventana, da vida a tantos personajes que me ha recordado a Cela en su famosa La colmena. 


Os la recomiendo porque no deja indiferente a nadie.


martes, 26 de agosto de 2014

No pasa nada y si pasa, se le saluda



Conozco a Raquel Martos (bueno conocer, conocer, lo que se dice conocer no la conozco) desde que la escuchaba en la radio junto a Pablo Motos en No somos nadie de M80, y siempre me ha caído bien. 

Recuerdo muchos momentos de la radio: las conversaciones de chicas junto a Laura (no recuerdo su apellido), los rap de actualidad (todavía tengo guardado uno El rap del profesor, me partooo), y un momento superdivertido cuando contó una vez que para elegir su sofá nuevo se llevó unos pocos pelos de su gato para ver donde se disimulaban más ¡qué razón tienes! (somos gatunas ambas)

Su anterior libro Los besos no se gastan aún no lo he leído así que he empezado por este segundo, y he de decir que me ha encantado.



Se ve desde el principio que tiene mucho de autobiográfico, no sé hasta qué punto. Me ha atrapado el personaje de Carla pues me ha parecido muy cercano y natural.

La manera de estar escrito hace que lo leas muy rápido y que desees saber qué le va a pasar a Carla al final de su convalecencia.

El personaje que más me ha gustado ha sido Marián, su mejor amiga, y me he reído mucho con su madre. Tiene tintes tristes, como la historia de su hermano pero en general me ha parecido una novela muy simpática con una gran enseñanza que resume su propio título.

Os la recomiendo.